melon

Gatronomía

De todas las Islas Baleares, Menorca es la que más conserva su identidad, debido al amor demostrado por los menorquines a sus tierras y un turismo muy sensible con respecto al medio ambiente. Estas circunstancias también se reflejan en su gastronomía.
A parte de la Mayonesa que fue inventada en Mahón, la gastronomía menorquina tiene tres figuras: pescado, queso y gin. La calidad del pescado y de sus langostas, sobre todo en caldereta ó con arroz, (famosa la de Fornells), es insuperable, lo que puede satisfacer a los paladares más selectos. Además de estas estrellas, Menorca puede presumir de la "oliagua", una sopa exclusiva de la isla. Otras recetas típicas son: "pixotera de conejo", "bonet de ternera", "trunyera de be" ó "Perdices a la menorquina".

Queso de Mahón

El queso de Mahón, con Denominación de Origen, es el producto más significativo de la isla. Es un queso de leche de vaca, de forma cuadrada, con los cantos y aristas redondeadas por efecto del paño que lo aprieta y facilita el desuerado en el proceso de elaboración. Cuando está terminado se unta con aceite o mantequilla para conseguir una conservación perfecta. Se ofrecen tiernos o semicurados, pero también añejos de un sabor rotundo y un aroma muy agradable.
mayonesa

La Mahonesa

La historia de la mahonesa comienza en 1756, aunque algunos historiadores apuntan que ya en el siglo XVI estaba presente en la cocina de los menorquines. Fue ese año cuando el duque de Richelieu, sobrino del famoso cardenal, se apoderó de Maó arrebatando la soberanía a los ingleses. Existen varias versiones sobre la circunstancia que rodea el momento y la manera en que el duque, que acabó siendo mariscal, probó la famosa salsa. Algunos comentan que tras la conquista, Richelieu ofreció un gran banquete para celebrar la victoria. Su chef de campaña intentaba preparar una salsa de crema y huevo cuando, en vista de que no atinaba con el resultado, decidió recurrir a la mezcla aceite de oliva y huevos que había visto elaborar en la isla. El éxito fue total y a la salsa la llamaron Mahonnaise, en recuerdo de Maó.

Ginebra

Como consecuencia de una lejana presencia de la armada inglesa en sus puertos nació en Menorca el Gin, un aguardiente distinto que no tenía mucho que ver con los licores españoles o mediterráneos, pero también se diferenciaba de la ginebra original y, a un tiempo, poseía aspectos de todos ellos: un cruce entre la ginebra y el espíritu Mediterráneo inventado en Menorca, que actualmente se consume solo o en una mezcla con limonada conocida como pomada.

Vinos

Vinos de la tierra identificados con registro geográfico Illa de Menorca, denominación de origen. Son vinos elaborados con las variedades blancas, Chardonnay, Macabeo, Malvasía, Moscatel, Parellada y Moll, y con las variedades tintas Cabernet Sauvignon, Merlot, Monastrell, Syrah y Tempranillo. Se sabe que, hace años, existía una gran tradición vinícola, aunque hoy quedan pocas vides. No obstante, todavía quedan buenos caldos de la tierra, como los Vinos de la Isla de Menorca. El licor de rosas, que suele tomarse en los bautizos, es una de las otras bebidas que pueden degustarse en esta isla.
crema catalana

Postres

Una comida no estará completa sin disfrutar de un espléndido postre de la tierra. Alternativas no faltan: la Cazuela de Requesón es el postre lácteo por excelencia, también la Coca de Albaricoques. No podemos olvidarnos de la tradicional Ensaimada, de fama universal, o de ciertos bizcochos típicos de reducido tamaño llamados "Quartos", así como el "Rubiol", el "Crespell", el Flaó o el Gató de Almendra.

Entre los postres de Menorca destaca el pudding de requesón Brossat, de clara influencia árabe, al igual que la mayor parte de la repostería de la isla.
top